ORGULLO DE MANGA

La celebración del Orgullo 2020 ya está con nosotros. Una cita reivindicativa a la que no hemos querido faltar, porque el manga es un medio tan válido como cualquier otro para fomentar la inclusividad y derrotar a los prejuicios y así queremos fomentarlo con algunas de las obras de nuestro catálogo editorial. 

Historias de Amor, de Tohru Tagura, nos traslada al clásico escenario juvenil: el instituto. En ella se narra el despertar del primer amor de la forma más personal y cercana posible, sin dejar de lado las torpezas que acompañan estos momentos tan tiernos. En ella conoceremos a Yamato Yoshinaga, un chico homosexual que vive sus días de instituto sin sentirse capaz de mostrar sus sentimientos, por el miedo al qué pensarán sus compañeros de él. Al otro lado encontramos a Yuiji Hasegawa, quien descubrirá quién es el chico del que está enamorado Yoshinaga. A partir de ese punto, ambos desarrollarán una profunda amistad mientras Hasegawa intenta hacer que la vida de su compañero sea más feliz y demostrarle que es tan normal como cualquier otro estudiante. Pero, como bien dicen en este manga, «¿Qué narices es ser normal?».

En Color Recipe, otra incorporación reciente a nuestro catálogo, Harada nos muestra otra visión del Boy’s Love. Un apasionado y explícito manga que nos pone en la piel de Shôkichi, un estilista con cierto aire misántropo e introvertido y Fukusuke, el alma de la fiesta. Un distanciamiento que acaba por romperse cuando Fukusuke pierde el último tren y, tras quedarse a dormir en casa de Shôkichi, se cuela también en su cama. ¿Cómo continúa? ¡Tendréis que descubrirlo!. 

Una historia de perversión y obsesión basada en el amor dogmático y que va algo más allá del amor o el sexo. Sus protagonistas no son los únicos en romper los prejuicios. Riku, uno de sus principales personajes y presentado como un personaje no binario forma parte de la obra para, además, fomentar la visión psicológica que prometen sus líneas. 

El maestro Inio Asano trabaja con un concepto similar en Dead Dead Demon’s Dededede Destruction. Porque una Tokio invadida por gigantescos platillos volantes es un escenario tan válido como cualquier otro para trabajar con la inclusión. Así nos presenta a Makoto, un personaje que abandona su pueblo natal para establecerse en la capital con la idea de evadir los roles de género que lo atan en el costumbrismo del Japón más clásico. 

En Tokyo Ghoul y su secuela Sui Ishida practica también la inclusión a lo largo de un plantel de personajes que no se definen por relaciones normativas. Los casos más destacados son Nico, el primer ghoul que se presenta de forma abierta como homosexual, mientras que en el caso de la CCG encontramos a Matsuri. Junto a ellos destaca el papel de Mutsuki, un hombre transexual y parte del equipo protagonista del escuadrón Quinx.

Pero si hablamos de iconos de diversidad sexual es imprescindible hablar de Naoko Takeuchi y Sailor Moon (¡la edición Eternal ya está en camino!). La relación entre Haruka y Michiru o Sailor Urano y Neptuno es la más clásica y reconocida pero no debemos olvidar otros detalles, como el hecho de que Haruka no se deje llevar por los roles de género y las múltiples referencias a elementos LGTB+ que la autora se atrevió a incluir en la década de los 90’. 

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.