ENTREVISTA A CYRIL PEDROSA

En cada uno de tus obras te introduces en los sentimientos de tus personajes, en la soledad en el tormento, en sus angustias vitales, para llevarlos a la búsqueda de la luz, pero en esta búsqueda del desarrollo del personaje, tus obras trascienden incluso a sus propios personajes, ¿Cómo lo logras?

Normalmente lo primero que hago cuando empiezo a plantear una obra y a trabajar en ella es preguntarme sobre alguna cuestión que me preocupa. El origen de todas mis obras es algo que me preocupa y sobre lo que me pregunto a mí mismo, es algo que es importante para mí y a lo que no puedo dar respuesta en el momento que me lo planteo. La creación del álbum es un proceso de descubrimiento que me lleva a investigar en la búsqueda de una respuesta.

Al crear un álbum, llevo a cabo un proceso de investigación en busca de una respuesta, que en primer lugar me satisfaga a mí y si puede ser,  que pueda satisfacer también al lector .Eso lo reflejo a través de mis personajes y es una reflexión completa en la que me interrogo a cerca de mis sentimientos y trato de expresar con palabras aquello que hasta ese momento no era capaz de expresar. Efectivamente en ese proyecto aparece el camino hacia la luz, hacia lo abierto. Esa es la forma que tengo de trabajar.

13138743_10153451247986035_7902116950410175620_n

En los Equinoccio, la historia tiene diferentes personajes con pocos puntos de conexión, salvo el objetivo de una fotógrafa. ¿todos surgen al inicio de la obra o los incorporas durante el desarrollo?

Efectivamente, cuando empecé a trabajar en equinoccio lo hice partiendo del  monologo interior de los personajes, ese fue el punto de partida de esta obra en concreto.

Me puse a escribir secuencias del monologo interior de diferentes personajes y las iba colocando ante mí y me encontré que tenía 10 o 15 secuencias de monologo interior de personajes completamente diferentes y que no tenían un hilo conductor. Describía con precisión los sentimientos de esos personajes en un momento concreto del tiempo y quería conectarlos, pero no tenía forma de hacerlo, estaba en la fase inicial del proyecto y no sabía cómo conectarlos, no sabías cual iba a ser el elemento conductor, quien iba a ser el mensajero o la mensajera, que es el papel que desempeña la fotógrafa, que une personajes diferentes, en diferentes momentos de su vida. Es como dar el relevo de uno a otro y permitir el contacto sin una presencia física.

La fotógrafa está inspirada en una profesional, que es Vivian Maier, una fotógrafa que dedico su vida a ir sacando fotos y que tiene una historia realmente preciosa, porque es un ejemplo claro de cómo alguien puede dedicar toda su vida a una profesión y ser desconocida, hacerlo simplemente por el deseo de crear, sin buscar dinero o reconocimiento, simplemente porque siente ese deseo de crear. Vivian Maier me sirvió de inspiración para crear el elemento conductor en equinoccio. Me permitía contar los temas que quería abordar en el libro, mediante un personaje nuevo que es la fotógrafa que se dedica básicamente a recorrer las calles e interesarse por la gente con la que se va cruzando, convirtiéndose al tiempo en el elemento que me permite pasar del exterior al interior, la fotógrafa al sacar el retrato de los personajes, los captura en el tiempo , los congela en un momento determinado y con unos sentimientos determinados y a partir de que están congelados en el exterior, puedo entrar en el interior y contar lo que había en el monologo

 

Tu dibujo en equinoccio no solo refleja la estación, sino que nos permite identificar los estados de ánimo de los personajes, como trabajas el dibujo

Hace años que me plantee mi relación con mi estilo de dibujo, con mi estilo gráfico. Lo que necesito es estar interrogándome constantemente y hablar con mi dibujo, hablar con mi forma de dibujar, hacerlo siempre para plantearme y replantearme las técnicas que puedo ir adquiriendo, para saber cómo componer un dibujo al servicio de la historia que estoy contando, este es  un ejercicio que he ido adquiriendo como dibujante.

La pregunta básica en todo este dialogo  conmigo mismo es pensar cuál es la mejor forma que tengo para dibujar la historia que quiero contar, de todas las posibilidades que tengo para trabajar, cual es la idónea para esta historia

Me encantaría poder dibujarlo todo de todas las maneras posibles, en multitud de estilos, poder cambiar sin ningún problema, pero eso es imposible, entonces comprendiendo las limitaciones de mis capacidades, abordo  lo que intento hacer y cada vez  exploro el perímetro de mi talento, exploro el perímetro de mi capacidad como dibujante para encontrar dentro de todo ese territorio cual es la visión gráfica idónea para la historia que quiero contar.

Es algo que ya desde Portugal es  muy obvio y en lo que abundo en equinoccio, donde me introduzco todavía más en este tipo de trabajo, quiero pensar primero en la historia que quiero contar , ese es el punto de partida, es imprescindible ese guión, tener una historia completa y una vez tengo la historia y tengo el guión me lo replanteo como algo totalmente nuevo, como si no hubiera escrito yo, como si me lo acabarán de contar y que tengo que adaptar en cada página y una vez que estoy en esa fase, el siguiente paso es pensar como dibujo la historia que tengo escrita.

Luego hay un proceso hasta cierto punto de improvisación y hasta cierto punto de prueba y error, voy tratando  de explorar las posibilidades que se me ofrecen, es un proceso de estudio y de búsqueda constante. En el caso de Equinoccio ese proceso de búsqueda me llevo a concebir la historia dividida en cuatro capítulos y me di cuenta de cada una de estas partes debía tener su propio color, su propia sensibilidad, su propio estilo gráfico, sus propias vibraciones. En algunas estaciones note que dominaba el estilo que había elegido., el estilo por el que me había decantado, solo al final  y en otros casos lo tuve muy claro desde el principio. Esto es importante, porque lo que persigo es proponer al lector una nueva forma de aprender y conocer el estado de ánimo y las dinámicas interiores de los personajes

 

¿Que representan los personajes prehistóricos que preceden a cada equinoccio en relación los personajes más contemporáneos?

Estos personajes prehistóricos, que surgen el al inicio de cada una de las estaciones de los equinoccio, se basan en una experiencia muy personal que tuve al visitar un yacimiento prehistórico en el sur de Francia, en el que había huellas fosilizadas de hace 30.000 años de un niño. Las cuevas con las pinturas rupestres son muy interesantes, cuando vas a ver un yacimiento arqueológico de la prehistoria te permite comunicarte con seres humanos del pasado, es una creación gráfica que ha perdurado en el tiempo y con la que puedes establecer, en mi caso como dibujante, una proyección inmediata y es, que lo que les impulso a dibujar es lo mismo que me impulsa a dibujar a mí y es la necesidad de compartir.

Lo que me resulto especialmente conmovedor fueron esas huellas del niño, pensar como esas huellas se habían quedado ahí marcadas y me pregunte que podía haber ocurrido con esa persona y me llevaron automáticamente a mi infancia, a lo que me había pasado en mi propia vida y las relaciones que los seres humanos establecemos entre nosotros. Si yo sentía algo así al ver esas huellas, seguro que otra persona lo había sentido y me pregunte como podría transmitirlo a los lectores.

Lo importante es tener en cuenta como los seres humanos de la actualidad nos alimentamos de lo que ha sucedido en el pasado, como lo seres humanos que nos han precedido han influido en nuestras vidas, esto era algo que tenía muchas ganas de abordar en el álbum. Si lo pensáis cada uno de nosotros como seres humanos somos únicos y no podemos compartir nuestros estados de ánimo, por mucho que le digas a alguien como te sientes, nadie puede saber lo que estas sintiendo en realidad y eso es algo extraordinariamente humano, es uno de los elementos que nos definen y al mismo tiempo sin existir la posibilidad de compartir realmente  los estados de ánimo, sentimos la necesidad de interactuar con los demás y surge una verdadera paradoja, no puedes compartirlo y sientes la necesidad de hacerlo, es algo que realmente me parece interesante. Las huellas de ese niño, que tras 30000 años de historia han seguido presentes llegando, teniendo un impacto en mi en la actualidad, tenemos que ser conscientes que lo que hagamos los seres humanos hoy, tendrá una incidencia directa sobre los seres humanos del futuro y lo que quería es abrir una puerta a la esperanza.

Los equinoccios

En Portugal ¿cuánto hay del viaje que haces a la tierra de tus abuelos y cuanto hay de ficción?

El punto de partida de la historia es hasta cierto punto autobiográfico, Pedrosa es un apellido bastante común en Portugal y tres de mis cuatro abuelos eran portugueses.

Cuando era pequeño, recuerdo que teníamos una relación bastante estrecha con el país, pero a mí me paso un poco como a Simón, que llegue a Portugal a un festival de comic  al lado de Lisboa cuando tenía 30 años, y de repente al llegar al festival tuve una conmoción enorme, fue volver a Portugal después de un montón de años sin ir, volví a Portugal como adulto y me encontré de nuevo con la historia de mi familia, como si la hubiese olvidado y de repente, la volvía a tener muy presente, iba por la calle y me parecía que todo el mundo me sonreía, me parecía que querían hablar conmigo, tenía la sensación, aunque suene como un poco tonto, que toda la gente que me cruzaba por la calle eran mis parientes, que todos formábamos parte de la misma familia. Realmente me conmovió, y al cabo de unos cuantos días, empecé a preguntarme porque me había sucedido esto, porque era tan importante en mi vida, el haber recuperado el contacto con mi pasado. Había dejado a Portugal de lado y de repente volvía a tener una gran importancia y me di cuenta de que había una historia que quería contar, que iba más allá de mi propia experiencia, que había una serie de temas que no eran exclusivos de mi propia vida, sino que afectaban a más personas, básicamente la relación que cada uno establece con sus raíces, con aquello que nos alimenta y nos da forma y ese proceso que está en Portugal.

También está hasta cierto punto en equinoccio, efectivamente el personaje de Simón está inspirado en parte en lo que yo he vivido, pero quería abordar una serie de temas para los que no me valía el enfoque autobiográfico, quería hablar de más cosas de las que me han sucedido en mi vida y si hacía una obra autobiográfica, habría una serie de temas que no podría abordar. En cierto modo si Portugal hubiera sido autobiográfico al cien por cien, me hubiera quedado encasillado o bloqueado,  porque no hubiera podido tratar una serie de temas, me explico, el padre de Simón tenía que ser de una manera determinada para la historia que yo quería contar , tenía que hacer una serie de cosas y tener una serie de rasgos , rasgos totalmente distintos a los de mi propio padre, si hubiera sido autobiográfico y hubiera utilizado a mi padre, no hubiera podido contar todas esas cosas y lo que hice, fue abordar un tema que me interesaba utilizando elementos que me resultaban muy familiares y conocido.

 

Al final de Portugal, Simón, el protagonista encuentra su camino, ¿sucede lo mismo con Ciryl Pedrosa?

En cierto modo si me ocurre lo mismo que a Simón al final de Portugal. Quería contar lo que le ocurre a Simón durante un proceso vital y sí que hay similitudes entre lo que Simón vive y lo que me ocurrió a mí al acabar el álbum de Portugal. Cuando volví a Francia después del festival  quise ponerme a escribir el álbum Portugal  y cuando lo hice, me di cuenta de que era un álbum que iba a estructurarse en tres partes, básicamente son tres relaciones distintas con un mismo país, tres puntos de vista diferentes sobre un mismo país. La primera de las voces o el primero de los capítulos, es la dedicada a Simón, la segunda es la que se dedica a Jean el padre y la tercera es la que concierne a su abuelo.

Cuando llegue a la parte del abuelo me di cuenta de que me faltaban elementos, de que no tenía todo lo que necesitaba para contar esa historia, así que decidí que lo mejor que podía hacer era regresar a la región de la que es oriunda mi familia, de la que procede y tratar de vivir allí e investigar un poco y empaparme de aquella zona. Tengo primos que todavía viven allí, así que me mude allí y me fui a vivir a Portugal durante 3 meses, vivía solo en la casa familiar en la que había crecido mi abuelo, quien todavía estaba en Francia.

Vivir solo es un proceso muy interesante, lo hagas donde lo hagas, te permite reflexionar, te permite reencontrarte contigo mismo y entender cuál es el sentido de tu existencia, de tu obra y de tu trabajo y a mí me permitió, además renovar unos vínculos muy fuertes con Portugal, un país que casi tenía olvidado, una forma en cierto modo de simplificar mi relación con ese país, además fue una experiencia vital mía que tuvo impacto en toda mi familia. Mi padre vino a visitarme y volvió a Portugal después de muchos años fuera de su país natal.

Portugal es una historia que me ha cambiado la vida, empecé como una ambición personal, que era tratar un tema que para mí era importante y que también está presente en la obra,  que es rendir un homenaje a aquella gente, que como mi familia tuvieron que emigrar, abandonar su país,  gente que lo dejaba todo atrás, que asumía unos riesgos enormes al marcharse al extranjero y que lo hacían por necesidad. No me malinterpretéis, no quiero decir que sea una cuestión de vida o muerte, pero sí que es una cuestión vital, y hay una diferencia enorme entre que sea de vida o muerte o sea vital. Darme cuenta de esta diferencia renovó mi  vinculación con una serie de temas que me preocupan, como es la situación en Francia o en España en relación a los inmigrantes, al menos en Francia, cuando llegan oleadas de inmigrantes la gente tiende a mirarlos con malos ojos y a mí me parece que es todo lo contrario, que deberíamos mirarlos con buenos ojos, que son personas extraordinarias las que están llegando.

Quería tratar de contar una serie de cambios vitales y me encontré con que además de contarlos, los estaba experimentando yo mismo. El álbum Portugal tuvo un éxito para mi inesperado y me sirvió para abrir las puertas a una serie de proyectos distintos que no hubieran sido posibles sin el éxito de Portugal y me permitió al tiempo renovar mi compromiso con una serie de cuestiones que siempre he querido mencionar.

Creo que mi vida cambia tanto como la de Simón en el álbum pero no me di cuenta hasta que no había acabado el libro.

portugal blog

En Las Tres Sombras surge el miedo a la muerte y la forma en que intentamos evitarla, ¿Por qué un niño?

Hará unos 10 0 15 años unos amigos íntimos perdieron a su hijo y el niño que perdieron era de la edad de mi propia hija pequeña y aquello me creo una sensación de terror increíble, sentí una tristeza enorme por no  poder hacer nada por ellos, por ser incapaz de hacer algo para atenuar su pena y al mismo tiempo que sentía esa tristeza, crecía en mi el terror enorme, auténtico pavor, porque le pudiera ocurrir lo mismo a cualquiera de mis hijos.

Me sorprendió el sentimiento de perdida tan intenso que tenía. Mis amigos son muy creyentes, pero yo no lo soy en absoluto. Notaba como iba creciendo en mi interior una cólera increíble, una cólera que surgía del miedo, ante la posible pérdida de mis hijos y llegue a pesar en algún momento, que estaría dispuesto incluso a exterminar a toda la humanidad, si con ello conseguía  salvar a mis propios hijos. Como puedes imaginar, esa no es una sensación agradable, ni bonita, no es el tipo de sentimiento que deberíamos tener. Tenía en mi interior una mezcla de tristeza, de cólera y sentía la necesidad de abordar todos estos condicionantes en un álbum, hacerlo en una obra propia mía, que me permitiera desplegar todos los elementos que forman parte de esta cuestión, pelar todas las capas hasta llegar al núcleo de lo que sentía y porque lo estaba sintiendo, pero como al tiempo era un tema tan personal, necesitaba ponerle cierta distancia , así que decidí hacerlo en forma de fábula  y centrarme en el personaje de Jacinto, del padre y del  miedo que tiene a perder a su hijo, y como según va creciendo ese miedo y el padre va permitiendo que ese miedo tome control de sus emociones, se va convirtiendo cada vez más en un monstruo, un monstruo que por ese miedo que empieza a sentir acaba por aceptar lo inaceptable.

tresombras

Corazones solitarios nos presenta una madre asfixiante y el hastío de una vida en la que nada cambia, ¿El aburrimiento es el peor enemigo de las personas?

Muy buena pregunta. No sé si tengo una respuesta categórica, creo que el hastío, el aburrimiento vital en su vertiente más preocupante, más dura, es la incapacidad de un ser humano a la hora de escuchar lo que tiene en su propio interior, a la hora de tomar decisiones fundamentales. El hastío vital se produce cuando alguien no es capaz de oírse a sí mismo y de oír sus deseos más profundos.

En el caso de Jean Paul, uno de los riesgos que tiene es el hastío, pero no me parece que sea el único. El aburrimiento en ocasiones es realmente necesario, el aburrimiento puede dar lugar a que surja la creación. En nuestra infancia hay momentos que estamos aburridos, pero es un aburrimiento que necesitamos para procesar una serie de cuestiones y que de repente, surja el deseo de hacer algo.  A todos nos ha pasado, estar aburridos, escuchar uno de los deseos que tenemos en nuestro interior y lo ponemos en marcha. El problema es cuando estás en ese estado de aburrimiento pero no te preguntas que es lo que quiero hacer, que es lo que realmente deseo, que es lo que me impulsa. Creo que si un ser humano en una situación de hastío no es capaz de hacerse esas preguntas, que acabo de hacer yo ahora, está muerto o está en un proceso de morir realmente.

También creo que ese hastío es mi peor enemigo. A título personal cada día se produce una especie de combate cotidiano y lo que tienes que hacer es tratar de escuchar lo que tienes en tu interior y no pasarlo por alto.

Corazones Solitarios - Cover

¿Autobio es un comic de humor o lo importante es el compromiso con el medio ambiente?

Es sobre todo acerca del compromiso, hacía mucho tiempo tenía ganas de hacer una historia basada en mi militancia y compromiso con la ecología. En mi juventud, durante muchos años es algo que me hizo crecer y tenía necesidad de hablar a cerca de este compromiso, pero no encontraba el enfoque correcto. El editor de Fluide Glacial me propuso hacer algo,  él había leído corazones solitarios y especialmente lo que le gustó es que era una historia muy contemporánea y en la conversación le plantee que podía recuperar el tema de la ecología, pero más que desde el punto de vista de mi militancia, hablar desde un punto de vista muy cotidiano- y como el compromiso con la ecología obliga  a hacer compromisos constantemente en la vida real, consecuencia de ello surgen tensiones y contradicciones

Hay cosas muy divertidas que se pueden contar y vi que era más fácil contar desde el punto de vista más divertido que desde el punto de vista de la militancia.

 

En Autobio aparece un tema que a muchos nos trae de cabeza y es como distribuir la basura entre diferentes contenedores ¿ya has resuelto todas tus dudas?

No del todo, creo que mi compromiso en aquella época era mayor, era un tema que me preocupaba todo el tiempo y tenía la necesidad de llevarlo a las últimas consecuencias. Necesitaba que todas mis ideas, mis acciones cotidianas, fuesen en la misma dirección, sin contradicciones, pero eso te lleva a hacerte preguntas todo el tiempo sobre lo que debes de hacer, como debes de hacerlo, a preguntarte si tienes el derecho de coger el avión para viajar, o si bien debes coger otro medio de transporte. En ocasiones no encuentras la solución y al final no es tan grave.

Creo que si se trata el tema con seriedad, lo que hemos de aceptar es que hay acciones cotidianas que no son buenas y, cuando menos hemos de cuestionárnoslas, cuestionarse lo cotidiano  no es fácil, pero encontré que podía ser igualmente divertido. Es autobiográfica y explico las situaciones en las que me he encontrado.

Fluide Glacial me propuso continuar, pero dije que no porque a partir de ese punto ya no serían cuestiones reales.

Lo que me parece interesante es contar aquello que conozco verdaderamente y es más el resultado de mis propias discusiones, que de la caricatura, creo que con frecuencia la visión de la ecología la proporcionan personas que en realidad están alejados de ella y que no la conocen bien y tienen todo el derecho a caricaturizarla, pero creo que se pueden hacer las cosas de una manera más fina, más sutil y no por ello menos divertido.

13151489_10153450582666035_37978806821668794_n

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.