ACTUALIDAD

Edgar P. Jacobs, retrato en viñetas de un maestro de la línea clara

NORMA Editorial publica la novela gráfica de François Rivière y Philippe Wurm que narra la vida del creador de ‘Black y Mortimer’, el más célebre artista de la historieta belga junto a Hergé

El nombre de Edgar P. Jacobs remite de forma imperativa a una inolvidable serie, Black y Mortimer, así como a toda una época dorada de la historieta belga, de la que este artista fue máximo exponente junto al creador de Tintín, el añorado Hergé. Ahora, dos devotos seguidores suyos, el escritor y guionista François Rivière y el dibujante Philippe Wurm, han querido contar su vida con el mismo lenguaje con que Jacobs encandiló a miles de lectores, el cómic. Edgar P. Jacobs, el soñador del apocalipsis es el título de esta ambiciosa novela gráfica, que ve la luz en España de la mano de Norma Editorial. 

El propio Rivière recuerda cómo, siendo un joven amante de los tebeos, y en concreto de Blake y Mortimer, escribió a Jacobs manifestándole su admiración, y que éste le respondió amablemente. “Sentía verdadera pasión por las aventuras de los dos héroes ingleses y la recompensa que me concedía su creador por las horas incomparables que había pasado en su compañía adquiría de pronto el valor de viático para el futuro. Resultaba obvio que no me detendría allí. Tenía que conocer a quien, quizás, no esperara tanta audacia de mi parte”. El encuentro, por supuesto, se produjo en el retiro del artista en el Bois des Pauvres, donde Rivière pudo conversar largo y tendido con su ídolo, y con el tiempo incluso llegaría a escribir un libro sobre él junto con Benoît Mouchart.

De hecho, Edgar P. Jacobs, el soñador del apocalipsis toma algunas ideas de aquel encuentro, que fue el primero de muchos, así como de otras entrevistas y materiales recopilados por los autores, pero también se reservan la posibilidad de recrear o dramatizar determinadas situaciones, incluso de inventarlas sin traicionar la esencia de los hechos. Por el contrario, esta historia responde a un exhaustivo trabajo de documentación, con el objeto de mostrar del modo más fidedigno el perfil de un creador personalísimo, desde sus primeros pinitos en el mundo de la publicidad a su fugaz carrera como cantante de ópera, a la que renunció para dedicarse por entero al dibujo.

También se repasan episodios tan relevantes como el hecho de que copiara a Alex Raymond para dibujar Flash Gordon cuando los fotolitos del cómic dejaron de llegar a Bélgica debido a la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, su trabajo como asistente a las órdenes de Hergé, así como su labor como colorista en títulos tan legendarios como Tintín en el Congo, Tintín en América, El Loto Azul o El cetro de Ottokar, y se dice incluso que el personaje de Bianca Castafiore es probablemente también un guiño de Hergé, que detestaba la ópera. Y cómo no, la concepción de Blake y Mortimer, serie a la que dedicó muchos años de trabajo, y que todavía se mantiene con la colaboración de otros dibujantes.

“Llevo 25 años pensando en su obra”, explica el dibujante Philippe Wurm. “He puesto todo mi interés en su universo gráfico, y he acabado sabiendo mucho también del hombre. Es muy simpático. Tiene zonas misteriosas y por tanto interesantes que contar. Al principio había acumulado mucha documentación, y pensé que podría realizar este proyecto solo. Y luego leí por casualidad la biografía de Rivière y Mouchard sobre Hergé. También había leído el libro de ambos sobre Jacobs. Contacté con Rivière, me presenté y me dijo que el proyecto era genial. Nuestra amistad comenzó a tomar forma”.

28 de noviembre de 2023

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más informaciónaquí