Entrevista a los creadores de Malefic Time: Soum

Ya que durante el próximo Salón del Cómic de Barcelona contaremos con la presencia del equipo de Malefic Time, por lo que hemos decidido publicar esta entrevista que  Marisol Hernández tuvo la oportunidad de hacerles durante el pasado Salón del Manga de Barcelona: un buen modo de conocer un poco mejor el complejo proyecto de Malefic Time.

En una entrevista absolutamente maravillosa, en la que parte de los integrantes del proyecto Malefic Time dieron buena muestra del compromiso de todos y cada uno de ellos con el mismo, descubrimos parte de lo que sin duda está llamado a convertirse en un hito en el mundo del arte.

Más allá de individualismos o géneros, Malefic Time es un proyecto marcado por la colaboración de artistas de diferentes géneros (música, cómic, ilustración, literatura…), que no ha hecho más que iniciar su andadura y del que en el futuro escucharemos muchas más cosas. Un proyecto que no hubiese sido posible sin el compromiso de muchas personas, entre ellas el equipo humano y profesional de Norma Editorial.

Creo que a través de esta entrevista podemos entrever el maravilloso equipo de personas que colaboran en este proyecto y la tremenda complicidad entre ellos, así como la punta del iceberg de lo que está llamado a ser el proyecto Malefic Time.

Marisol Hernández: La primera pregunta va dirigida a todos y quiero que cada uno me responda por separado. ¿Qué es Malefic Time?

Luis Royo: Para resumir, es un proyecto en el que participamos muchos creativos, y cada uno con su locura va aportando cosas, creando una bola que no sabemos hasta dónde va a llegar.

Siendo serios, es un proyecto pensado con una manera diferente de crear, un proyecto en el que cada creativo aporta diferentes cosas y juntos vamos creando un universo más grande, llegando a lugares donde cada uno independientemente no podría llegar y que nunca antes se habían alcanzado en nuestro mundo.

Kenny: Yo te voy a hablar sobre el concepto que representa Malefic Time en el cómic, al menos en Soum. Malefic es el deseable absoluto, es lo que todas las personas desean, no lo comprenden, pero lo necesitan. Es como una aspiración. Este es el concepto que yo he entendido y el que he querido transmitir en el guión, el concepto de algo a lo que aspiras, pero que difícilmente tendrás.

Ha sido impresionante trabajar en este proyecto, es algo que en principio parece imposible, pero que poco a poco se ha ido construyendo.

Romulo Royo: Nace queriendo hacer una fusión de pintura e ilustración, y con el afán de crear un universo basado en una historia sólida, con unos personajes definidos, en la que todo se va entrelazando. Se van incorporando poco a poco creativos de diferentes medios, creando un universo al que no podríamos llegar cada uno por separado.

Es realmente bonito ver a los personajes en el formato manga, elaborado porKenny Ruiz, el videoclip de Soum…. Tenemos muy claro cómo se va a desarrollar la historia global, cómo se encadenan los sucesos… todo desde una perspectiva muy cinematográfica en lo que a narrar la historia se refiere.

 

MH: Luis, esta pregunta es para ti. ¿Cómo se lleva pasar de trabajar en solitario a trabajar en un proyecto en equipo con tanta gente?

Luis Royo: De manera muy rápida, supone estar vivo, lo que para mí es muy importante. De alguna forma siempre he tenido miedo a que llegará un día en que el tablero se convirtiera en una monotonía, en una rutina.

Esto me aleja completamente de ello, es elevar el hecho de estar vivo al cubo; te abres a nuevos campos y permanentemente estás recibiendo inputs de los otros creativos del proyecto. Por ejemplo en Soum te estás acercando, no solo a la capacidad creativa de Kenny o al estilo manga, sino que estás escuchando cantar en japonés… por poner un ejemplo. Con cada una de las personas del proyecto te enriqueces creativamente.

 

MH: En el desarrollo de la historia se mezclan diferentes mitologías, algunas tan diferentes como la egipcia o la japonesa. ¿Cómo llegáis a conjugar tanta complejidad?

Luis Royo: Con las mitologías lo que sucede es que llega un momento en que quieres profundizar más en ellas y es entonces cuando te das cuenta de que siempre están contando la misma historia. Si comparas la mitología egipcia con las mitologías chinas, ves que hay puntos de conexión; si la comparas con los mesopotámicos, también encuentras puntos de conexión, sigues con los judeocristianos y ves que lo que han hecho es tomar de todas las mitologías anteriores. Cuando todas ellas se suman, surgen unos personajes, como el arcángel Gabriel o Marduk, en los que se van repitiendo los mismos estereotipos y que cada cultura los ha ido adaptando.

Es tan bonito cuando llegas a esta conclusión que decides ir a las raíces, a las más antiguas, y a partir de ahí, empiezas a sacar barrillo de todo ello y ese es el germen del proyecto Malefic Time.

Los podemos fundir, los podemos unir, porque cuando vas mirando ves que el mismo personaje, con las mismas características, te lo encuentras en diferentes culturas, lo que te permite jugar más con ese individuo.

 

MH: En el primer libro ilustrado de Malefic Time, frente a anteriores obras de Luis, hay un desarrollo mayor de escenarios y quizás algo menos de protagonismo de la mujer en las ilustraciones. ¿Este es un nuevo registro o ha tenido mucho que ver con la incorporación de Romulo?

Romulo Royo: Al ser un universo que se sitúa en lugares concretos y en un tiempo concreto, para nosotros cobran mucha importancia los escenarios, como sucede con New York en el primer libro, Apocalypse. New York se sitúa en un futuro muy cercano, algo destruido, pero sin ser una devastación total y queríamos que esos escenarios cobraran mucha importancia. El siguiente libro, que lleva por título 110 Katanas, se va a desarrollar en Tokio.

Kenny Ruiz: Apocalypse supone una evolución dentro del arte de Luis Royo, cuyo trabajo yo vengo siguiendo desde pequeño. Las otras ilustraciones eran muy evocadoras, mientras que estas son mucho más definitorias, te transportan no solo a unos personajes, que siempre lo han hecho, sino también a un lugar, a una época y a una serie de acontecimientos. A mí me trasmitieron eso y tratamos de buscar el mismo ambiente en Tokio para la versión manga.

Creo sobre todo que la evolución de Malefic Time es que aporta un universo mucho más compacto que en los anteriores libros de ilustraciones.

Luis Royo: Desde el principio del proyecto nos planteamos cómo plasmar losescenarios, hacía falta esa percepción pictórica de fuerza. Representar una ciudad en el mundo de la imagen es algo que ya se conoce y al introducir el elemento pictórico, el sello plástico de Romulo, hemos conseguido darle un sello propio y con fuerza.

 

MH: El manga es una precuela del libro ilustrado Malefic Time: Apocalypse, de hecho el manga finaliza donde empieza ese libro…  ¿Por qué se elige a Soum para el primer cómic de la saga?

Luis Royo: De todo esto habíamos hablado varias veces con Óscar Valiente, nuestro editor, queríamos hacer un manga con algún personaje de Malefic Time, ¿por qué no?, y desde el principio jugábamos con que Kenny lo hiciese y Soum era el personaje idóneo porque era japonés y porque tenía mucha fuerza. Estaba claro que ese era el personaje, es aventurera, está llena acción… ella es el dinamismo puro, algo muy en la línea de Kenny. Además (¡ojo spoiler de dos líneas!) es un personaje maldito, que muere y da más gustillo trabajar con un personaje que después de todo, sabes que va a morir.

Kenny Ruiz: Te aseguro que estos dos (refiriéndose a Luis y Romulo) son aún capaces de contarnos muchas más cosas sobre el personaje Soum, aunque pienses que ya está todo contado, todavía les quedan muchos trucos en relación a Soum…

 

MH: En los extras del manga dejas entrever que no ha sido fácil realizar este manga, ¿cuáles han sido las principales dificultades?

Kenny Ruiz: Lo primero era entender lo que estaban maquinando estos dos, para poder cruzar la historia correctamente con la línea que ellos tenían. Tenía que comprender muy bien lo que ha explicado Luis sobre las diferentes mitologías, entender que no era una fantasía salida de la nada, sino que tenía unas raíces profundas en la idea de que todas las mitologías proceden de una misma matriz. Hasta que no comprendí esto y entendí cómo tenía que evolucionar el mundo fantástico de estos personajes, sin alejarse de lo que ya habían hecho, casi me pego tres tiros en la cabeza.

Era muy complicado, no paraba de leer cosas, Luis me mandaba muchos enlaces, Jesús Vilches (el escritor de la novela y colaborador de la línea argumental) también me mandaba muchos enlaces y cada cosa que leía me daba nuevas ideas, al día siguiente leía otra cosa y me surgían más…

Llegó un momento en que estaba saturado y me perdía en tantas posibilidades y aunque el universo era amplísimo, había normas muy estrictas que había que cumplir, porque salían ya referenciadas en la novela o en el libro de ilustraciones y encontrar el punto entre ser fiel y cumplir lo que se necesitaba de un manga, al tiempo que aportaba algo personal, me estaba costando un horror.

Ha sido muy difícil, pero al final todo es entender que igual que dibujar es pasarlo bien, escribir es lo mismo. Al principio estás muy saturado de información, pero cuando consigues interiorizarla, reciclarla y trabajas con lo que te ha quedado, es a partir de ahí cuando sale el guión.

Hubo un momento, en aquellos en los que estaba saturado, que era como con el primer amor, que estás lleno de emociones y no sabes cómo gestionarlo.

Luis Royo: Kenny vino a vernos a Zaragoza y todos tuvimos una larga reunión, después de habernos visto en Madrid y haber intercambiado mails y llamadas… y se notaba la densidad de cosas que tenía en la cabeza y que le había dado muchas vueltas. Ahí nos dimos cuenta de cómo se había tomado en serio el proyecto.

Romulo Royo: De hecho le había dado tantas vueltas que sobre algo que teníamos pensado al principio, Kenny nos aportó ideas mejores y lo cambiamos.

Lo que es muy interesante en este proyecto es que cada uno lo estamos dando todo y esto permite que cada obra sea muy sólida. No hay vetos, siempre se puede cambiar algo si otro autor ve que por otro camino va a funcionar mejor. A ninguno nos cuesta cambiar.

Luis Royo: Esto con Kenny fue muy fácil. Cuando Jesús Vilches estaba a punto de terminar la novela y vio que había una pequeña discrepancia con la idea nueva que aportaba Kenny, le dijo a Kenny, no te preocupes, que mañana mando las correcciones a Norma (porque ya había enviado el borrador a la editorial). Siempre hay eso entre nosotros, buscamos la mejor idea y no nos importa cambiar la que teníamos antes.

Kenny Ruiz: Esto también suponía una dificultad añadida, porque en ningún momento es un trabajo de encargo, en que te dan hecho el guión, tú dibujas y ya está. Desde el principio me explicaron este concepto de aportación creativa, con lo que me traspasaron parte de la responsabilidad. Al darme tanta libertad y confiar en lo que yo iba a hacer, tenía que dar con algo innovador y estuve buscando y buscando y llegó un momento de saturación. Después de la reunión en Zaragoza todo fue muy bien, porque los cuatro teníamos ideas distintas, pero al ponerlas en común, vimos enseguida las partes que encajaban y a partir de ese punto fue mucho más fácil.

 

MH: Libro de ilustración, novela, manga, disco, videoclips, ¿cuándo veremos Malefic Time en una serie o película?

Kenny Ruiz: Hoy hemos empezado a hablar de incorporar al proyecto una serie de televisión y calculo que para el año que viene estará la primera temporada terminada, al ritmo que trabaja esta gente todo es posible. Yo vaticino que al año que viene serie de televisión. Televisión, videojuegos…….este proyecto no tiene límites, jajaja.

Luis Royo: Jaja, es broma… sí que hay un juego de rol en el que ya se ha empezado a trabajar, aunque todavía es pronto para poder decir si se llegará a comercializar. Una película o una serie sería un sueño, creemos que dentro de un par de años, cuando se lea todo lo publicado, cada uno verá en su mente su propia película, se imaginará que es fácil adaptarlo también al medio cinematográfico. Confiamos en que esto no solo pase con los lectores, sino también con algún gran productor de cine, jaja.

 

MH: Kenny, ¿qué destacarías de la colaboración con Luis y Romulo Royo? Y Romulo y Luis… ¿qué destacaríais de la colaboración con Kenny?

Kenny Ruiz: Para mí en primer lugar ha sido una sorpresa y después, ha sido enriquecedor y muy fácil. Si hubiera alguna polémica, lo contaría, pero la verdad es que no, en todo momento ha habido mucha confianza, enseguida perdí el miedo a proponerles cosas.

Algo que no te van a permitir los clientes es que hagas algo mediocre, tienes que ir con el trabajo muy terminado, muy pulido, pero con ellos, enseguida me di cuenta que no eran clientes, que eran compañeros, que podía llevar las ideas aproximadas, los bocetos o las páginas sin acabar, que ellos no me iban a juzgar, todo lo contrario, me estaban apoyando, me estaban aportando ideas, me enviaban mucha documentación.

El apoyo ha sido total y en ningún momento me he sentido presionado. Cuando algo no salía, les escribía o, si descubría un dialogo que no sabía cómo resolverlo, les escribía y les preguntaba “¿cómo tengo que explicar esto?”. A los dos días me mandaban un texto con un montón de sugerencias y en algunos casos, lo que ellos me decían lo ajustaba.

Mi experiencia ha sido tremenda, todo el rato enriqueciéndome. El proyecto nunca se ha tenido que parar por correcciones, nunca se ha entorpecido, nunca he tenido una corrección con la que no estuviera de acuerdo y siempre hemos encontrado un punto intermedio.

Romulo Royo: Totalmente de acuerdo con lo que dice Kenny, sobre todo estábamos por el trabajo y no por los egos personales, estábamos volcados en el proyecto, y eso se nota. En relación a lo que dice Kenny de que venía con una idea, es cierto que tenemos la ventaja de que todos dibujamos y es cierto que con una idea nos vale, no nos hace falta verlo dibujado. Esta es una ventaja entre autores.

Luis Royo: La primera vez que vino Kenny traía una idea y lo primero que nos dijo es “se sale mucho de lo vuestro, pero yo os la voy a contar”. Todo ha sido así y nadie se ha cerrado, sino todo lo contrario, todos hemos estado abiertos a todas las aportaciones.

En la presentación en este Salón del Manga ha habido una cosa muy buena, se veía un grupo de colegas. Todos somos competitivos, estamos acostumbrados a estar solitos y a hacer valer nuestro ego de autor, de artista, aunque los que estamos aquí lo tenemos más bien moderado, los hay peores, pero el ego existe en todos los autores. El estar con colegas significa que si yo voy a hacerle alguna corrección a Romulo o a Kenny o son ellos los que van a decir algo, si vale la pena se va a admitir. Estamos entre colegas y esto nos ha hecho superarnos, no en sentido negativo, sino al contrario, en sentido positivo. Eso se nota enseguida, incluso rodando, es la sensación de que no estoy solo, sino que estamos todos y todos aportamos ideas. Eso se nota y ha hecho que crezca el proyecto.

 

MH: Luis toda tu obra se ha publicado fuera de España ¿se va a hacer lo mismo con el proyecto Malefic Time? Si es así hay una tarea titánica de traducción…

Kenny Ruiz: La verdad es que no lo había pensado, pero lo de la traducción va a ser complicado, sí.

Luis Royo: Es una de las peleas que tengo, el primer libro ya está en Italia y en Francia, aunque hay países donde todavía no lo han publicado. A lo largo de 2013 esperamos empezar en Alemania y Estados Unidos.

Mi sueño, a título personal, es que el proyecto no se conozca desmembrado fuera de nuestras fronteras, sino como está concebido aquí. Va a ser muy difícil, porque cada editorial tiene su línea, la editorial alemana trabaja con un concepto, y la de Francia con otro, pero ojalá se consiga. Estamos empeñados en ello, en que salga fuera como un proyecto único, con todas sus partes, porque si no, se nos va a quedar cojo y nos va a dar mucha pena.

Kenny Ruiz: En ese aspecto, aunque parezca imposible, si hay alguna editorial que lo pueda hacer es Norma, estamos en buenas manos. Si hay la más mínima posibilidad de que se venda todo en bloque, lo vamos a conseguir.

Luis Royo: Óscar está en ello y está ilusionado y muy comprometido con el proyecto.

 

MH: Si tuvieseis que elegir un nuevo personaje en el que centrar el próximo trabajo, ¿qué personaje del universo Malefic Time escogeríais cada uno?

Kenny Ruiz: ¡Lo que acabas de decir es una batalla!

Luis Royo: Jaja, abrir esa puerta es algo que aún no queremos hacer, pero está en la cabeza, está…

 

MH: ¿Cuáles se barajan?

Romulo Royo: Aún no podemos plantearlo en público, sí que está todo muy trazado, ya están pensados, no solo uno, sino varios personajes, pero ahora estamos en un punto de asimilar todavía el trabajo realizado en el manga y avanzar más con el segundo libro ilustrado. Al tiempo que vamos trabajando en él, vamos pensando en las ramificaciones hasta que llega un punto en el que nos decantamos por una de ellas.

Luis Royo: Una parte del juego de Malefic Time es que incluso te sorprenda a ti mismo, que de pronto te encuentres con un relato manga y un personaje relacionado con Soum que te sorprenda… y te dé una nueva idea.

 

MH: Kenny,  ¿de qué otro personaje te gustaría hacer un manga?

Kenny Ruiz: Yo con ellos (refiriéndose a Luis y Romulo) lo que he aprendido es que son jardineros de historias, van plantando semillitas y la que crece más fuerte y tiene más tirón es la que riegan. Por lo menos es lo que hacen conmigo, me van plantando en la cabeza dos o tres semillitas, y en función de esas sensaciones de las que hablamos, riegan una de las semillitas y al final veremos cuál de las tres se ha regado más.

Sería imposible decir ahora exactamente qué es lo que vamos a hacer, porque estos dos a saber dónde han puesto las semillas. Si fuera por mi gusto y placer seguiría con Soum, porque ya la conozco muy bien, la he cogido cariño, entiendo muy bien las complicaciones del personaje y veo muchas puertas que pueden seguir abriéndose. Estoy convencido que si tuviese que hacerse otra historia, otro manga conmigo o con otro dibujante, seguro que encontraríamos una química igual de buena, en realidad yo sigo el “rollo de los Royo” y dejo que me convenzan.

 

MH: ¿En qué medida habéis participado cada uno en el desarrollo del videoclip?

Kenny Ruiz: Yo contesto el primero, porque mi respuesta es la más fácil, yo nada. He estado en la posición más cómoda del mundo, he sido espectador desde fuera, a mí me venían continuamente imágenes superguapas y me decían “¿Qué te parece? ¿Quieres que hagamos algo?” Y yo respondía, “Algo guay” y ya está.

Me cogió justo cuando estaba en el máximo proceso del manga y no tenía un minuto libre. Óscar me dijo “concéntrate en el manga, no te preocupes, que de esto me ocupo yo y va a salir bien”.

Recuerdo que al principio me preguntaron por la letra de la canción de Fátima, la escuché, me gustó y como tampoco sé mucho de música, tampoco podía aportar nada. En la línea de lo que Luis decía, estaba en buenas manos, lo iban a hacer bien, así que me limité a recibir correos electrónicos, con imágenes increíbles, una chica guapísima y con Luis pintando dragones en la espalda de la prota, por lo que seguí dibujando feliz…

Luis Royo: Realmente quien puso toda la carne en el asador fue Óscar, es el que conocía a Fàtima y gestó la idea de hacer algo diferente, que gustara al público manga y especialmente pensado para su estreno en el Salón del Manga. Ha trabajado duro como nosotros porque producir algo así en nuestro medio, implicando a tanta gente, no es nada fácil.

Romulo Royo: A nosotros también nos llegaba todo bastante trazado en cuanto a producción, hicimos los conceptos visuales, preparamos los fondos… cuando nos encontramos todos el día del rodaje estaba todo más o menos definido por Óscar, Rebeca Saray, que hizo la dirección de fotografía, y el resto del equipo.

De alguna forma es como entrar en otra aventura, llegar al set de rodaje y ver convertidos a los personajes en reales… es muy especial.

Hay mucha gente que ha colaborado de forma altruista y se lo agradecemos, sin esa colaboración y entusiasmo no hubiera sido posible producir una pieza así. No quiero nombrarlos porque me dejaría a gente importante… pero Norma ha querido que en la ficha del vídeo salgan absolutamente todos, incluidos los agradecimientos.

Luis Royo: Sobre todo destacar a los actores, fueron muy valientes de aceptar este reto y fue un rodaje muy duro porque coincidió con uno de los días más calurosos del verano.

Fàtima Ayats: Yo no me esperaba que todo esto fuese tan grande… de hecho Óscar me comentó la idea y me fui informando poquito a poco sobre lo que hacía Kenny, sobre qué era el proyecto, sobre que haríamos también un videoclip… fui trabajando las canciones, pero cuando llegamos al rodaje, no me esperaba que hubiese tantas personas participando en el proyecto… ¡no me esperaba algo tan grande!

 

MH: Fàtima, ¿cómo te integras en el proyecto de Malefic Time y en la realización de las canciones y el videoclip?

Fàtima Ayats: Hace tiempo que estoy relacionada con el Salón del Manga, cantando aquí, si no es por una cosa es por otra, empezando por los concursos que gané hace muchos años y desde entonces estaba en contacto con Óscar Valiente. Hace muchos años canté para Norma, los altavoces no funcionaron y me llevaron a Selecta Visión, donde tenían unos altavoces mejores y empecé a coger confianza con todo ellos. Cuando en Norma pensaron que querían hacer un single para promocionar este nuevo manga, Óscar dice que la primera persona que se les ocurrió fui yo… ¡así que nos pusimos de acuerdo muy rápido!

Kenny Ruiz: Si recordáis (refiriéndose a Luis y Romulo), Óscar habló de ella desde el primer momento. En cuanto se planteó la idea de hacer un “opening”, comentó: “hay una chica que se llama Fàtima”.

Luis Royo: La verdad es que desde el principio lo tenía claro, cuando solo se había presentado el primer libro de Malefic Time, jaja. Ha sido muy especial escuchar hoy las canciones en el escenario, porque Fàtima Ayats y el compositor, Jesús Donaire, no solo hicieron un single, sino 4 canciones en total. Hay que mencionar que en el principal, Silently, también hemos vuelto a colaborar con Alberto Rionda, alma de Avalanch, que ha hecho la producción y los arreglos.

 

MH: Al final del libro Apocalypse queda claro que queda mucho por contar de Malefic Time… ¿pero qué os queda por contar a vosotros, que podáis y no hayáis contado en esta entrevista?

Kenny Ruiz: Ver a Fàtima caracterizada es increíble, ver a Soum en persona firmando a mi lado en el stand, la moto, el videoclip, es todo increíble. Llevo quince años en esto del mundo del cómic y he dado vueltas por muchos salones del cómic del mundo y he visto muchos tipos de promociones… algunas increíbles, pero lo que se ha hecho con este proyecto es totalmente único, nunca antes lo había visto.

Todavía siento que no es real, creo que hasta que no pase la feria y mire las fotos, en las que estaba en el stand al lado de los personajes, hasta que no lo recicle no lo voy a entender.

Aunque sea de los tebeos que más me han costado terminar de manera satisfactoria, estoy convencido que me va a dejar un poso totalmente distinto, a todo lo que he hecho hasta ahora. Solo por eso merece la pena formar parte.

Romulo Royo: Para mí ver la historia en diferentes formatos, actores, caracterizaciones, el manga, la novela… nosotros somos muy solitarios, generalmente trabajamos en el estudio, en el taller… y ver que las imágenes cobran tanta vida es algo que me impacta, da igual si es un concierto de Avalanch o un actor en el set de rodaje, siempre te sorprende.

Fàtima: Yo creo que son mundos muy diferentes… pero cada uno aporta una burbuja enorme, se van uniendo… y cada uno las va matizando de color para hacer algo muy grande y muy bonito.

Luis Royo: Lo que sí me gustaría resaltar es el sentido de rebeldía. Ahora ha venido el galerista Miguel Marcos, que expuso en Arco el trabajo de Malefic Time y es otro mundo completamente diferente al que también ha llegado este proyecto, el mundo del arte. Mezclar todo, un proyecto que está en Arco, del que hay un manga, en el que se canta, que cobra vida en las fotografías de Rebeca Saray… Hace un momento Miguel por teléfono me comentaba que quería que en Arco se viera el vídeo de Fàtima, lo que me ha sorprendido, pero por supuesto le he contestado “¡vamos a por ello!”.

Romulo Royo: Es lo que dice Luis, yo llevo muchos años en el mundo de la pintura y es la primera vez que se expone un trabajo así en el mundo de las galerías, eso no ha pasado nunca desde que se ha creado Arco y en otras ferias del arte en las que he estado, como la de Los Ángeles, tampoco. Nunca se ha mezclado el manga con la ilustración, con la imagen, con la pintura. Nunca lo había visto.

Kenny Ruiz: Recuerdo la primera vez que fui a Arco con la Escuela de Artes y Oficios todos mis profesores me decían que debía dejar de hacer tebeítos y hacer arte de verdad y nos enseñaron lo que había en Arco. Si ahora les pudiera enseñar a mis profesores que algo en lo que he participado está en Arco, igual les cerraba la boca para siempre. Es surrealista y al tiempo real, algo que los Royo ha pintado y se ha presentado en Arco y que los coleccionistas de arte valoran… ¡está directamente relacionado con un manga y con un videoclip!

Luis Royo: Jesús Vilches ha firmado la novela en la feria del libro de Madrid, con lo que Malefic Time se ha relacionado también con el mundo literario. Es esa provocación lo que más me llama. En el fondo es una provocación muy fuerte, porque siempre se han marcado mucho las casillas de esto es arte mayor y aquello es arte menor, se han hecho jerarquías del arte y lo que estamos haciendo es llevarles la contraria a todos, diciendo que todo es arte. Eso es Malefic Time.

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.