Brancaccio, la Mafia contra el Estado

No, no hablaré de mi cómic. No voy a hablar de Brancaccio Una historia de la mafia cotidiana si no que hablaré de mi barrio.

branBrancaccio es el barrio donde viví desde los 6 años. La calle donde estaba mi casa se quedó sin nombre, casi olvidada por todo el mundo. Cerrada, encerrada en sí misma, sobre una zona controlada por la Mafia y perdida por el Estado. «Brancaccio2» fue el nombre que las instituciones le dieron después de un tiempo. Para todo el mundo mi calle era “Bc2”.

Allí, casi delante mi casa vivían lo Hermanos Graviano, jefes de la mafia de Brancaccio. De pequeño no sabía quiénes eran, pero todo el mundo tenía que respetarlos y saludarlos. Tenía más o menos diez años cuando me encontré por la calle el Graviano mayor, yo iba vestido únicamente con mis pantalones cortos y con la pelota en la mano listo por jugar a fútbol en un campo cercano a mi casa (campo es un decir, era más bien un des-camp-ado). El chico que estaba a mi lado le saludó inclinándose y yo dije: “Buon giorno”… Él sonrío y se fue.

Todo empezó allí. Yo lo sabía, y todo el mundo en mi barrio, en Palermo… y en Sicilia también, pero no importa si la gente a la que votamos, que luego van al Parlamento y eligen leyes son hombres de la mafia, eso todo el mundo lo sabe. Como que todo empieza en Brancaccio.

SANY0089Gaspare Spatuzza, el hombre que mató al cura de Brancaccio, al Padre Puglisi, ha declarado  recientemente ante los jueces, por primera vez después de 15 años, sobre los hermanos Graviano. Los capos de Brancaccio hablan de la muerte de el juez Giovanni Falcone y de un acuerdo entre Estado y Mafia en el 1992-93. De este acuerdo habla también Massimo Ciancimino (el hijo del alcalde de Palermo que fue condenado por mafia en el ’94). En su declaración, Ciancimino Junior habla de el nuevo referente político en el 93 (después de la masacre  de los jueces Falcone y Borsellino) por la mafia: Marcello Dell’Utri, segundo de Silvio Berlusconi por su partido Forza Italia.

Los Graviano confirman la declaración de Ciancimino Junior. Habla también Simone Brusca, el brazo derecho de Totò Riina (uno de lo más importantes jefes de la mafia siciliana)  y declara que Berlusconi estuvo en contacto con Totò Riina por unas ayudas en la campaña electoral de su partido durante 2001.

Los periódicos y los telediarios italianos no hablan de estas noticias. Todos se callan. Yo no. Viví en Brancaccio, el barrio de los sanguinarios Hermanos Graviano y no me callo.

Claudio Stassi, Barcelona, Noviembre de 2009

You may also like...

1 Response

  1. M.Sanz dice:

    Qué difícil vivir en un mundo así…

    Me recuerda a una anécdota personal, en el que una editorial dejó de editar Nexus, Grimjack y Jon Sable sin dar una explicación oficial a sus lectores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.