The Crow

The Crow es una de esas obras inesperadas que nos asaltan un par de veces en la vida dejando una huella marcada a fuego en nuestro recuerdo. La creación de James O’Barr recurre a sentimientos universales y emociones tan opuestas como el amor y la venganza para dejarnos totalmente fuera de juego. En sus páginas, con sus simbólicos y extraños diálogos, con su desgarrado y atípico dibujo, The Crow deja entrever el dolor, la rabia y la tristeza de su propio autor.

Para James O’Barr The Crow fue el equivalente a una terapia que le ayudó a superar su frustración por la trágica pérdida de su prometida. No podía imaginar que en ese mismo momento O’Barr estaba dando vida a un icono, un fenómeno que se convertiría en uno de los principales exponentes del cómic underground de finales de los años ochenta. Nadie lo hubiese imaginado teniendo en cuenta las dificultades que su autor tuvo para poder publicar una historia que muchos editores tachaban en su día de “demasiado extravagante”.

Finalmente, en 1989, The Crow encontró su espacio en la editorial Caliber Press. Allí los lectores conocieron por primera vez a Eric y Shelly, dos jóvenes enamorados se quedan tirados en una carretera perdida en mitad de ninguna parte. Este hecho marcará principio de su personal Infierno, el que significará el último día de sus vidas. La pareja era asesinada de manera cruel por una pandilla de delincuentes comunes, rompiendo en mil pedazos sus sueños e ilusiones de futuro. Pero un año después de la tragedia, Eric regresa de la muerte para hacer justicia convertido en un ángel de venganza.

El resto es historia, en 1994 el director Alex Proyas adapta The Crow a la gran pantalla en una accidentada producción en la que moriría su principal estrella, un Brandon Lee que esperaba dar un salto en su carrera con este papel. La historia se convirtió en una película de culto que dio a conocer al gran público un personaje que conectaba con su lado más oscuro. Mientras tanto, el cómic tendría varias secuelas en forma de miniseries que trasladaban la mitología del personaje a otras épocas y lugares con la ayuda de autores como John Wagner, Alex Maleev, James Vance, Christopher Golden o Phil Hester.

Hoy, casi 30 años después, The Crow sigue manteniendo su fuerza e intensidad originales. Su herencia punk hace referencia a una época, pero su historia de amor inmortal no conoce el tiempo. Malsana, simbólica, desconcertante, ambigua, catártica, esquizofrénica…The Crow no se parece a nada que hayas leído, es una montaña rusa de emociones donde la desesperación, la ira y la locura casi se pueden acariciar en cada escena. Un cómic cuyo estatus de clásico es bien merecido pues desde su primera publicación ha ayudado a comprender a miles de lectores que las cosas que realmente amas nunca pueden morir.

La nueva edición de Norma Editorial rinde homenaje a esta obra con un formato de lujo con el que poder disfrutar como nunca de esta historia original de amor y dolor que ha fascinado a lectores de todo el mundo durante cerca de tres décadas.


Descubre todas nuestras noticias de cómic americano en:

Facebook: /NormaEditorial/NormaEdUSA

Twitter: /NormaEditorial/NormaEdUSA

Instagram: /Norma_Editorial/NormaEdUSA

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.