La ciudad de Eisner

El volumen Nueva York, la vida en la gran ciudad, contiene 4 novelas gráficas dedicadas a la ciudad de los rascacielos.

A estas alturas casi todos los lectores de cómics conocen a Will Eisner, guionista, ilustrador y sobre todo creador de cómics. Su vida es la vida del noveno arte, no del moderno, no del antiguo, sino del noveno arte en general. Estuvo presente en los años 30 cuando nació la industria, y hasta sus últimos días del 2005, siguió creando, motivando y leyendo cómics. A cualquier persona que le guste leer cómics, del tipo que sea (USA, Manga, Europeo…) le gustará Eisner. De hecho, a cualquier persona que le guste leer, le gustará Eisner. Él creó el cómic tal y cómo lo conocemos hoy en día. Como dice Alan Moore: “Él es el responsable de darle a los cómics materia gris.”

Este nuevo volumen recopila cuatro obras que retratan y analizan la vida en Nueva York, y por extensión en cualquier gran ciudad.

Nueva York, la gran ciudad (1981) está compuesta por una multitud de historias cortas, de tres o cuatro páginas como mucho. Historias tristes, románticas, duras, curiosas, silenciosas o ruidosas. Un col·lage propio de la multitud de la ciudad.

En El edificio (1987), la demolición de un viejo edificio es el punto de partida de la historia de cuatro personajes que de una forma u otra estaban muy ligados a él. Cuatro fantasmas del pasado, solos y obsesionados, luchan contra el destino y la ciudad. 

  Apuntes sobre la gente de ciudad (1989) retoma las narraciones cortas e intensas de Nueva York, la gran ciudad. Pero en esta ocasión mediante un narrador mudo y casi invisible, el propio Eisner que, junto a un extraño compañero, está presente en todas las historias.Desde el anonimato el autor toma apuntes y crea esta preciosa obra.

  Gente Invisible (2000) nos muestra tres historias de personas solitarias que luchan inútilmente contra su destino. Personas que pasan inadvertidas en medio de la multitud, pero que esconden grandes historias. Sus vidas son apasionantes, pero sólo las conocemos nosotros, los pasivos lectores.

 Cuando conseguí mi primer cómic de Eisner, Gonzalo, el vendedor, me dijo: “Ojalá no conociera a Eisner para poder descubrirlo de nuevo.” ¡Cuánta razón llevabas Gon!
 Pau Plana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.