Preparando el entintado

Hasta este momento hemos escrito el guióndibujado el story y los bocetos; y en cada una de esas fases hemos revisado además varios puntos importantes de nuestro manga: la composición de páginas, los cliffhangers, el sentido de lectura de los globos de texto, etc. Así que es hora de ponernos a entintar. ¡Por fin! ¡Qué ganas de ver las páginas definitivas!

¿No nos olvidamos nada?

La fase de entintado tendrá como resultado las páginas finales de nuestra obra. Por ello, antes de pasar a entintar tenemos que estar realmente satisfechos con los bocetos que tengamos entre manos. Las viñetas entintadas son mucho más difíciles de corregir. No es imposibles arreglarlas, pero requieren más trabajo e inversión de tiempo. Y no olvidemos que en un proyecto de menos de un año como es Arashiyama, tiempo es precisamente lo que no nos sobra. Así que, antes de empezar, párate un momento y vuelve a mirar los bocetos. ¿Puedes hacer algo para mejorarlos?

En nuestro caso, antes de pasar al entintado hacemos dos últimos ajustes que no hemos hecho hasta este punto. Dos ajustes que van a hacer que las páginas finales tengan un aspecto realmente profesional.

 

Los globos de texto, esos grandes olvidados

Hay muchos autores que ponen los globos de texto de manera digital tras dibujar toda la página, pero si tenemos menos de un año para terminar nuestra obra, una forma de ahorrar tiempo es meter los globos en los bocetos de las viñetas. De esta manera no tendremos que dibujar lo que sea que deba ir “debajo” de ellos. Esto implica que no podemos tomar a la ligera su tamaño, disposición y forma. Si los hiciéramos muy grandes o muy pequeños, más adelante podríamos tener problemas al vernos obligados a elegir un tamaño de fuente que no fuera el adecuado para la lectura del manga.

Para asegurarnos de que los textos se vayan a leer bien y con un tamaño homogéneo en toda la obra, antes de entintar nosotros preparamos una maqueta rápida para ver cómo quedará la página final e introducimos en ella una primera versión de los globos de texto. Puede parecer un poco pronto para ponerse con la maqueta y con los textos, pero en realidad es el momento idóneo para hacerlo.

Los globos de texto tienen que tener el tamaño adecuado para contener las conversaciones de los personajes. Ni demasiado grandes ni demasiado pequeños. Si no los ajustamos bien, el manga resultante puede dar la sensación de no estar bien terminado o peor aún: puede marear al lector con cambios de tamaños de letra y sacarlo de la lectura.

Los globos de texto son algo esencial en cualquier manga o cómic. Los dibujos explican una parte de la historia, el texto contiene otra. Así que debemos prestar atención a cómo se presentan en la página. Por suerte, estos no requieren tanto trabajo como el dibujo para que luzcan bien. Precisamente por eso, no hay excusa para no dedicarles un momento.

Recuerda: La calidad de una obra la marca la atención que prestemos a los detalles. Por minúsculos que estos nos parezcan.

Leer un globo de texto cuando no toca o que el tamaño de los globos y la tipografía no sean homogéneos puede molestar al lector y sacarlo de la lectura. Eso es lo último que queremos. Nuestro objetivo siempre debe ser conseguir atrapar al lector en cada página, que no deje nuestro manga hasta que acabe de leerlo completamente. Cualquier truco que nos permita acercarnos a dicho objetivo no debe tomarse a la ligera.

En esta primera maqueta del manga, los textos que introduzcamos, aunque se le acerquen, no serán aún los definitivos. Aquí solo queremos ver si la “mancha” del texto encaja bien en los globos y si la lectura en la página es la adecuada. Aunque encajar correctamente el texto en los globos en este momento tiene más ventajas:

  • Vemos lo que ocupará el texto en la página final. Hasta el momento teníamos los textos escritos a mano. Es decir, que no sabíamos lo que realmente iban a ocupar con la tipografía final que utilizaremos para el manga. Ser consciente del tamaño del texto permite hacer más grandes o más pequeños los globos de texto y ello tiene como resultado que se deberá dibujar más o menos fondo de la viñeta en la que estén.

Por suerte, como se suele decir: la experiencia es un grado. Si bien al principio cuesta dar con el tamaño ideal de los globos de texto y tendremos que corregir bastantes, con esta técnica no tardas en interiorizar el tamaño de la tipografía. Con algo de práctica acaba por no haber mucha diferencia entre el tamaño de los globos con el texto manuscrito y con el texto mecanografiado. Si lo hubiera, sería fácil corregirlo.

  • Podemos revisar si el texto encaja con lo dibujado. Es decir, podemos comprobar qué tal funcionan el texto y el dibujo juntos. Recordad que el texto por norma general no debe describir lo que sucede en las viñetas. Texto y dibujo deben ir de la mano para hacer grande nuestra historia, y no solaparse. Este punto ya lo revisamos al crear los storys, pero no está de más volverlo a estudiar aquí.
  • Permite verificar de nuevo el orden de lectura de los globos de texto. Cuando componemos las páginas siempre nos paramos un momento para asegurarnos de que la obra se lee de manera natural y clara. Es decir, que aquí volvemos a revisar que un globo de texto lleve al siguiente, al igual que deben hacer las viñetas.
  • Añadimos o quitamos globos de texto. En esta fase aún podemos valorar si tenemos textos demasiado largos y preferimos dividirlos en varios globos o incluso eliminar alguno de ellos.

Una vez verificados estos puntos, podemos proceder a dibujar los globos de texto en la maqueta de acuerdo a la cantidad de texto mecanografiado que deba contener cada uno de ellos.

Bueno, pues eso es todo por hoy. Sí, lo sabemos: no hemos hablado del otro ajuste que hacemos antes de pasar a entintar. Pero preferimos dedicarle la próxima entrada por ser un tema algo más complejo. Viendo la imagen que hay sobre este párrafo, ¿se os ocurre de qué se puede tratar?

¡No dejéis de leernos en la próxima entrada para averiguarlo!

Si la espera a la próxima entrada se os hace muy larga, podéis entreteneros viendo cómo Dani convierte un simple papel en una página de cómic en su cuenta de Instagram y Twitter (@senseidani). De igual modo, en las cuentas de Fidel (@saliendodemi) podréis descubrir parte del mundo que le inspira para escribir historias como Arashiyama.

4 comentarios

  • Woow, buenisima entrada. De hecho no hasta hace unos meses me di cuenta de la importancia de los globos de texto. Se pueden enviar fanarts de arashiyama?

    Fidel & Dani:

    ¡Buenas Denis!
    ¡Nos encantan los fanarts! puedes subirlos a twiter con el hashtag #comomegustaarashiyama , etiquetarnos y lo que quieras. Tenemos pensado hacer una recopilación con todos los fanarts que nos lleguen. Esperemos que el tuyo sea el primero de muchos 😀

  • Con gusto lo hare 🙂

  • Mateo dice:

    Bueno ni que decir, de ustedes Fidel &Dany su entrada estuvo espectacular en lo respecta a su buenisima explicacion sobre este tema que por muy sencillo que parezca es un poco complicado y tambien me gusto su recorderis de sus anteriores entradas que a veces se tienden a olvidar

  • pandazul23 dice:

    Ah, que estos consejos me están sirviendo de mucho!
    Excelente entrada; que por cierto, me las estoy guardando todas en un archivo de texto para tenerlas de referencia siempre, eh?
    Sin mas, como siempre, Saludos, y Suerte!

Deja un comentario