El guión de un manga (I)

Hoy vamos a empezar a hablar de cómo crear el guión de un manga. Un punto vital en la colaboración entre dibujante y guionista. De hecho, es una de las claves del trabajo en equipo que hacemos en Arashiyama y que creemos que puede funcionar muy bien también para los autores que hacen todo el trabajo ellos solos.

Dicho lo cual, Fidel os explicará por dónde empieza a trabajar el guión de manga.

El guionista a los fogones

Cuando decidimos presentarnos al concurso de Norma Editorial, Arashiyama aún no era más que unas pocas ideas en una hoja. Tenía que crear la historia definitiva que veréis en el tomo final y al mismo tiempo tenía que darle trabajo a Dani para que pudiera empezar a trabajar en el proyecto.

El trabajo del guionista no se limita a pasar el guión al dibujante y desentenderse de la obra. Al menos yo no lo entiendo así. Para mí consiste en conseguir que el dibujante entre en el universo de la historia que estoy creando para que pueda hacerla suya, se sienta cómodo y pueda explotar su imaginación en cada viñeta. Por eso, intento hacerle partícipe desde el principio pasándole trabajo constantemente. La idea es que tenga algo que hacer desde el principio del proyecto y, sobre todo, que nunca, nunca, nunca se quede sin trabajo que hacer.

Nota de Dani: Estos son los primeros diseños que hice con la descripción de los personajes que me dio Fidel.

Nota de Dani: Estos son los primeros diseños que hice con la descripción de los personajes que me dio Fidel.

Tal vez estéis pensando que sería más fácil escribir todo el guión, pasárselo y punto. Así Dani tendría todo el trabajo y podría crear la obra. Puede ser, pero de esta manera la obra estaría mucho menos viva. El dibujante se limitaría a plasmar en viñetas un guión creado al margen de su imaginario. Eso no es lo que busco al crear un guión para cómic; lo que me gusta es que la obra sea orgánica y se cree con la inspiración del guionista y del dibujante a la vez. Es más trabajo, sí, pero creo que el resultado tiene más vida.

Implicar al dibujante en la creación del guión

Mi manera de escribir se basa en crear el principio y el final de la historia y a partir de ahí los giros argumentales que generen las emociones que quiero que tenga el lector. Es esencial saber qué idea quiero transmitir al lector con la historia y dónde y cómo quiero que lleguen los personajes al final. Esta manera de escribir me permite conocer bien a los personajes y tener un punto fijo en el horizonte al que dirigirlos de la manera más natural posible.

En cuanto tengo el principio y el final escritos, creo las fichas de personajes que le paso a Dani para que los diseñe. Esta es una fase esencial porque pulimos el aspecto de los personajes en función de sus personalidades y su evolución en la historia. Pero no solo por eso, sino porque permite que el dibujante esté ya metido en el proyecto mientras yo sigo escribiendo los giros argumentales y hago evolucionar la historia.

Nota de Dani: estos primeros diseños los hice en post-it en horas de descanso del trabajo en las que me dibujaba encima.

Nota de Dani: estos bocetos los hice en post-it en horas de descanso del trabajo en las que me dibujaba encima.

Además, como Dani va creando el diseño de personajes, sus gestos y su vestimenta, puedo visualizar en mi cabeza cómo los ve el dibujante mientras voy creando el guión. Y puedo darle indicaciones si algún diseño no encaja en la historia o con la personalidad que deben tener los personajes. Este hecho, que puede parecer anecdótico, en realidad es lo que hace que guión y dibujo empiecen a encajar desde el principio del proyecto. Además, permite adaptar la historia para sacar lo mejor del dibujo y del guión, lo cual, si bien en este punto es un proceso algo más lento que entregar el guión y olvidarse y que requiere un contacto continuo entre guionista y dibujante, a la larga supone un ahorro de tiempo muy importante. Y os podéis imaginar cómo de importante es ahorrar tiempo cuando se tienen solo diez meses para terminar una obra.

Descubrimos este método de trabajo con el thriller que os comentamos que dejamos de lado para trabajar en Arashiyama, y lo hemos mantenido en esta nueva obra con resultados muy satisfactorios.

Vale, ¿pero por dónde empiezo el guión?

El germen de cualquier historia es una idea. Pero una idea por si sola no hace una historia. Lo importante es saber qué se quiere transmitir al lector. No si la historia es de hombres lobo, pasa en el desierto o durante la segunda guerra mundial.

¿Por qué funcionan historias como Dragon Ball? Además de por la maestría de Toriyama a los pinceles, pues porque no es solo una historia de peleas, sino porque transmite la intensa visión de los valores de amistad y superación que tiene su autor y que la han convertido en una obra conocida mundialmente.

Así que una vez que tengáis la idea del lugar, los personajes y el punto de partida de la historia, paraos a pensar qué queréis que experimente el lector y qué visión del mundo y valores queréis transmitirles. Porque una buena ambientación sin una finalidad emocional no construirá una buena historia. Y la falta de finalidad emocional, aunque se puede solucionar en historias de muchos tomos, cuando estamos creando una historia de un único tomo no tenemos margen de error.

 

8 comentarios

  • Lore-chan dice:

    Buena entrada, muchos tenemos problemas a la hora de ordenar las ideas y plasmarlas en un guión, no me imagino lo difícil que tiene que es ser guionista y además ser capaz de hacer comprender al dibujante como tiene que ser representada cada escena. Realmente, lo mejor que se puede hacer es que tanto guionista como dibujante colaboren para hacer la mejor obra posible.
    Buen trabajo ^-^ espero la segunda parte

    Respuesta Fidel & Dani: Pues sí, Lore-chan, la comunicación es la clave cuando se trabaja en equipo. A veces el guionista incluso tiene que facilitar referencias visuales (fotos, películas, tejidos para ropas o incluso otros conocimientos) para que el dibujante pueda enriquecer la imagen que se crea en su cabeza de la historia. Claro que, otras veces es al revés. El dibujante crea tan bien el universo de la historia en su cabeza, que aporta detalles y referencias al guionista para expandir la historia. Este proceso, aunque difícil, es de lo más emocionante y enriquecedor en la creación de una obra.

  • Gustavo dice:

    Hola Dani y Fidel, me ha gustado la entrada, y me ha dejado con varias inquietudes: 😀
    Podrían extenderse un poco en el tema de las emociones y valores que se desean transmitir al lector. En particular, como autores, ¿cómo se decide cuáles son las emociones y la visión del mundo que se quieren transmitir? ¿Existen guías?, ¿cuáles podrían ser?
    Y una vez seleccionadas, ¿en qué forma afecta la concepción y diseño de los personajes, escenarios, así como el tono del relato?
    ¿Y cómo se exploran dicha visión y emociones? ¿A través de los personajes y sucesos? ¿De otra forma?
    Y por último, ¿qué determina cuánto puedo profundizar? ¿El tamaño de la obra, el publico al que va dirigido, ambos? ¿Otros aspectos?

    Perdonen tantas preguntas, pero estoy ansioso por aprender y conocer sus opiniones sobre estos temas. Me fascinan estas discusiones.
    Gracias.

    Respuesta Fidel y Dani: Hola Gustavo! Da gusto leer todas tus preguntas. Se nota que te interesa mucho el mundo del manga.

    En cuanto a las emociones y valores que quieres transmitir al lector, eso depende mucho de cada artista. En realidad es algo muy personal y que tiene como base tu percepción del mundo. Ten en cuenta que una obra no es es sólo una historia, sino que muestra una parte de la visión que sus autores tienen del mundo. Un buen punto de partida para elegir qué quieres transmitir al lector podría ser preguntarte: ¿Qué es importante para mí en este momento? ¿La familia? ¿La amistad? ¿La superación personal? ¿El amor incondicional de un animal? Los temas que te surgirán pueden ser muchos. Algunos más complejos que otros. Cuando elijas el tema será más fácil transmitir qué pueden sentir los personajes respecto a ese tema. Nuestra recomendación es que empieces por temas que conozcas. Independientemente del escenario o mundo en el que luego desarrolles la historia.

    Respecto a cómo profundizar en un tema o visión, tal y como dices, depende de la extensión de la obra pero también del público al que va dirigido. Es decir, si decides hablar de un tema muy complejo, el lector al que te estarás dirigiendo será adulto y podrá asimilar más datos y emociones más complejas que si hablas de temas más sencillos. Nosotros siempre preferimos elegir temas universales que puedan tener diferentes capas de lectura. Es decir que pueda disfrutar un niño y que un adulto pueda encontrar algo más complejo en la historia. Sin embargo, el tamaño de la obra no tiene que ser un problema para explicar lo que quieres. La clave es encontrar las técnicas narrativas correctas con las que transmitir tus ideas. Aunque de eso hablaremos más adelante.

  • UniPandaHamster dice:

    Es curioso… esta tarde venía pensando justamente qué sería más provechoso querer mostrar en la historia, y con esta entrada despejaron todas mis dudas c:

    Gracias por eso y espero leer las próximas. Saludos~

    Respuesta Fidel y Dani: Gracias a ti por leernos, UniPandaHamster. En próximas entradas profundizaremos sobre este tema. Esperamos que te sean también de utilidad.

  • kastek dice:

    Una entrada genial para aquellos guionistas que no saben cómo transmitir esas ideas a un dibujante y hacer un una historia mucho mas viva

    Respuesta Fidel y Dani: Pues aún queda una segunda parte a la entrada, Kastek. Aunque antes os tenemos preparada una sorpresa navideña para esta misma semana. ^_^ #primicia

  • UniPandahamster a mi me paso lo mismo :c.

    por cierto buena entrada, justo lo que necesitaba.

    saludos!!! :3

    Respuesta Fidel y Dani: Gracias, Denis Rogelio. Nos alegra que también te haya sido útil. Ya estamos preparando la segunda parte de la entrada. ^_^

  • pandazul23 dice:

    Hola.
    Vaya que me han sorprendido con esta entrada; sobre el todo con el cierre de por dónde empezar el guión. Creo que es una manera muy acertada de poner sobre la mesa los principales puntos a tener en cuenta a la hora de crear una BUENA historia. Sencillamente EXCELENTE!
    Gran entrada. Quedo a la expectativa esperando nuevos consejos.
    Gracias por compartirnos su conocimiento y Saludos.

  • Fhiyél dice:

    Y tengo una duda respecto a la historia ya concluida… Si uno gana el concurso se supone que puedes publicarcar como trabajo final un one shot… Pero la historia tiene que concluir en un solo tomo de manga o después de eso por tu cuenta puedes publicar mas partes?
    Bueno gracias por esforzarce y darnos una guía para que podamos empezar a crear nuestro o manga

    Gracias :3

    Fidel & Dani: Hola Fhiyél. El concurso de Norma está pensado para crear una obra de un único tomo. Nuestra recomendación es que si tienes una obra más larga de un tomo en mente, no la presentes al concurso. Tal y como hemos comentado en varias ocasiones, es muy difícil meter en un único tomo una historia larga y que quede interesante. En nuestra opinión las obras autoconclusivas tienen más fácil ganar este concurso porque es exactamente lo que se pide en sus bases.

  • Dott dice:

    ¡Vaya! La verdad que me hacía falta leer esto. He pensado en historias pero pocas veces me pongo a ver cual es el mensaje o el sentimiento que quiero transmitir de verdad al lector. ¡Muchas gracias por esto y esperando más entradas!

    Fidel & Dani: Nos alegra haberte hecho reflexionar sobre este punto, Dott, porque sin duda es uno de los más importantes cuando quieres contar una historia.

Deja un comentario