ARASHIYAMA, MEJOR MANGA ESPAÑOL EN LOS RAMENEOS 2018

Arashiyama, la obra ganadora del XI Concurso Manga de Norma Editorial, está cosechando un enorme éxito no solo entre los lectores, sino también entre la crítica… ¡cosa que nos hace muy, pero que muy felices!

Sin ir más lejos el pasado 9 de febrero en el Japan Weekend de Madrid Arashiyama se ha llevado el premio de Mejor manga español en la edición de los Rameneos, un galardón muy especial ya que son los propios lectores los que votan a sus series preferidas. Desde aquí, ¡¡nuestra enhorabuena a Fidel y Dani!!

Pero si queréis conocer un poco mejor al equipo creativo que ha creado esta pequeña maravilla, os ofrecemos esta entrevista a sus autores, realizada en el marco del pasado Salón del Manga de Barcelona. Estamos seguros de que no solo gustará a los seguidores de Fidel y Dani, sino que seguro que también despertará la curiosidad a todos aquellos que no hayan dado el paso todavía de hacerse con este cómic. ¡Por eso, os animamos a todos a que sigáis leyendo para descubrir más sobre Arashiyama, sus autores y el universo que los envuelve!

Arashiyama es un lugar muy turístico de Japón, muy conocido por su bosque de Bambúes. ¿Os habéis inspirado en este paraje?

Fidel: Por supuesto. Hemos tenido la suerte de visitar la zona en dos ocasiones. La primera vez fuimos en abril, durante la floración del cerezo. La montaña estaba prácticamente desierta y pudimos acceder a lugares a los que no suelen llegar los occidentales. Imagino que el fuerte impacto de la energía de la zona provocó que, bastante tiempo después, Shin y Sumie se me aparecieran en sueños corriendo por el bosque, perseguidos por una sombra maligna. Ese sueño terminaría por convertirse en la semilla de Arashiyama.

Utilizáis muchos conceptos de la mitología japonesa. ¿Cómo os habéis documentado?

Fidel: Pues aunque hemos tenido que documentarnos sobre mitología, localizaciones, mobiliario, gestos, ropa y demás, el hecho de haber viajado en tres ocasiones a Japón y de llevar varios años estudiando japonés nos ha ayudado mucho en el proceso de creación. Sin embargo, es cierto que para construir el argumento de manera verosímil hemos recurrido a libros de mitología e historia japonesa y visionado mucho cine japonés de los sesenta y setenta.

Dani: En lo que respecta a la parte visual, hemos utilizado muchas referencias sobre vestimenta y complementos. Es decir, que la fase de documentación ha sido una fusión de nuestro bagaje complementado con una investigación específica sobre el folklore japonés. Sinceramente, ha sido una fase muy interesante del proceso de creación.

La estética del manga recuerda a Miyazaki y en mucha medida a la Heidi que yo vi de pequeña…

Dani: Ante todo, ¡muchas gracias por el cumplido! Miyazaki y Heidi son dos grandes referentes que, como dibujante, tengo grabados a fuego. Crecí con ellos y supongo que eso hace que cuando piensas en una niña adorable y en un niño aventurero, te vengan a la mente los dibujos de estudio Ghibli y de Miyazaki de forma muy natural. Pero no han sido las únicas referencias. A la hora de diseñar los personajes nos ha influenciado mucho el cine, los ukiyo-e, Studio Ponoc, Studio Colorido y autores como Naoki Urasawa o el acuarelista Mateusz Urbanowicz.

¿Qué os ha supuesto ganar el premio de Norma Editorial? Sobre todo, considerando que habéis hecho tres viajes a Japón. ¿Os ha compensado?

Dani: Los viajes no los hemos hecho exclusivamente para documentarnos para la historia. De hecho, dos de ellos los hicimos antes de ganar el concurso y ya teníamos el tercero preparado antes de saber el resultado del concurso. Eso sí, en este último aprovechamos para volver a Arashiyama y sacar más fotos que nos sirvieran de referencia de la zona. Y aunque esa ha sido una parte de todo el trabajo que ha supuesto ganar el concurso, en realidad ha sido una parte pequeña. Te puedo asegurar que estos diez meses no hemos parado.

Fidel: Creo que no nos hemos planteado en ningún momento si el trabajo compensaba o no. Si te lo planteas, seguramente no te embarcas en un concurso que requiere tanta dedicación. Arashiyama ha supuesto mucho trabajo, pero estamos encantados porque nos ha permitido contar al mundo la historia de Shin y Sumie.

Por suerte, gran parte del trabajo de localización lo teníamos hecho. Creo que esa fue incluso una de las claves para ganar el concurso: presentar un universo con el que estábamos familiarizados. Habría sido imposible crear un mundo así desde cero en tan solo diez meses. Para mí el misterio no es saber qué ha supuesto ganar el concurso, sino qué sucederá a partir de aquí.

¿A qué público creéis que va dirigida vuestra obra?

Dani: Pues principalmente va dirigida al niño que todos llevamos dentro. Pero si hablamos de un rango de edades, te diría que desde los nueve hasta los noventa y nueve, porque tiene varios niveles de lectura. Puedes disfrutarla simplemente como una historia bonita, con personajes carismáticos y bonitos escenarios, o como una historia algo más profunda que habla sobre la relación entre hermanos.

Fidel: La idea era hacer algo bastante universal, que nos permitiese llegar al lector. Dirigirla a cualquier tipo de público, desde un adolescente a un adulto que se lo lea y después se lo pase a sus hijos.

¿Por qué solo las dos primeras páginas en color?

Dani: Que haya solo dos páginas a color se debe a que hemos imitado el concepto de manga japonés. Los mangas, en origen, no están concebidos como libros con todas las páginas a color. Por lo general la fórmula de un dibujante japonés es hacer 20 páginas semanales de su serie que se publican en una revista y, cuando recopilan la historia en un tomo, añaden algo más. Ese extra suele ser la versión en color de varias páginas.

También buscábamos que quien no conociera el color de los bosques de bambú pudiera hacerse una idea de qué tonos tenía y pudiera así pintar el resto de la historia en su propia cabeza. La ropa de los personajes ya estaba en la portada, pero todo lo demás solo lo puedes recrear a partir de las dos primeras páginas. Básicamente se trataba de añadirle un poco más de encanto a la obra. Y solo dos, porque si hubieran sido todas, habría sido bastante difícil acabar en 10 meses el tomo.

Habéis hecho un cuento clásico al tiempo que oscuro. ¿Es lo que buscabais desde el principio?

Fidel: Totalmente. El camino oscuro que debe seguir la historia está muy marcado porque concebí el final antes incluso de escribir la historia. Lo importante era llegar a ese punto  oscureciendo el universo poco a poco. Sin duda, Arashiyama tiene influencias de los cuentos de los hermanos Grimm y de las historias clásicas de Lewis Carroll, pero creemos que su estética japonesa la convierte en una obra diferente en el mercado, que encaja con los lectores de Norma y que creímos perfecta para el concurso en su día.

Hay un concepto que domina todo el cuento que es el amor fraternal. ¿Tenéis hermanos?

Dani y Fidel: Los dos tenemos hermanos. Fidel es el hermano mayor de dos y yo el hermano menor de tres. Así que teníamos los dos puntos de vista

Fidel: El amor fraternal y su nacimiento era lo que quería tratar precisamente en la historia. Hay hermanos de todos tipos y quería construir una historia hablando sobre ese vínculo especial que es difícil de asimilar a cualquier otro tipo de relación.

Hay un flashback en la historia referente a cuando nace la hermana pequeña y como al hermano no le hace ninguna gracia, aunque enseguida siente la necesidad de proteger a su hermana. ¿Es tu punto de vista de hermano mayor?

Fidel: La verdad es que no me lo planteé. Con ese flashback quería expresar la idea de hijo único que tiene toda la atención de la familia y que siente que, de repente, viene alguien a desmontar su realidad, que lo cambia todo, y que, por sorpresa, lo hace pero a mejor. Supongo que sí, aunque no me lo había planteado.

Dani: Ya te digo yo que sí. Esa escena casi no se varió desde que fue escrita. Puede que él no fuera consciente, pero así fue.

¿Cómo os unís para hacer esta historia?

Dani: De hecho, llevamos unidos diez años. Vivimos juntos, y eso ha venido muy bien a nivel de coordinación. No había pausas entre un proceso y otro. En cuanto Fidel tenía la parte de guión terminada, yo ya la podía ver. Y en cuanto yo tenía terminadas las páginas, él ya las podía analizar. Eso ha agilizado mucho el flujo de trabajo.

Fidel: Yo vengo del mundo de la literatura y este era el primer guion para cómic que escribía. Dani podría haber dicho que no le interesaba, pero por suerte no dudó ni un momento en unirse al proyecto. Claro que, debo confesar que escribí la historia para que Dani pudiera explotar su dibujo. Esa ha sido una de las claves de que hayamos podido trabajar bien juntos.

¿Qué esperáis del público?

Dani: Que les guste y, sobre todo, que les deje huella. Que no solo digan que la historia es bonita o que les gusta el dibujo, sino que nos gustaría removerles un poco por dentro.

Fidel: A mí me gustaría no solo que les gustase, sino que también se acordasen de ella. Que un día, sin venir a cuento, les venga a la cabeza aquella historia de unos niños en busca de un deseo en una montaña japonesa. Eso significaría que de alguna manera les ha emocionado y ha dejado algo dentro de ellos.

¿Próximos proyectos?

Fidel: Ya nos hemos puesto manos a la obra. Estamos creando una historia totalmente alejada a Arashiyama, con la que esperamos ofrecer algo nuevo de nosotros a los lectores. Seguirá siendo de estilo manga, pero más oscura, más adulta, más europea y ahondará en otras ideas, en otras capas de la psique humana más complejas. Estamos muy emocionados con el reto que supone este nuevo proyecto.

Dani: En resumen, nuestro proyecto es básicamente continuar contando historias en viñetas.

Si sois de esos que aún tenéis pendiente leer Arashiyama o que no os habíais planteado hacerlo hasta que habéis ahondado en esta entrevista a sus autores, os recordamos que podéis ir abriendo boca leyendo el preview online que pusimos a vuestra disposición. ¡Realmente vale mucho, mucho la pena! Haced clic en la siguiente imagen para sumergiros en las páginas de este precioso cuento de inspiración japonesa.

Leave a Comment