El gran espectáculo secreto de Clive Barker

Avanzar por un platónico ideal es más gratificante que un certero retroceso a tiempo. Por eso, la vida es el sueño que comienza al nacer, y la muerte, el principio del despertar.

Es Clive Barker (Hellraiser, Razas de Noche) el único neurólogo que puede realizar la tepranación del alma más concisa posible, enseñarnos a redimirnos ante nuestras fantasías ,y demostrar que la esperanza reside simplemente en parecer “en pie de guerra” contra nosotros mismos.

La imaginación de Barker nos introduce en la vida de 4 jovencitas que serán convertidas en madres solteras en busca de padres de alquiler, sin dislumbrar un atisbo de duda de que la concepción de los engendros es menos misteriosa para todo aquél que siga en la búsqueda del Arte en los mundanos vecinos del condado de Palomo Grove.

La inspiración del Arte o el conocimiento de la existencia del Quid, sólo se alcanza mediante el nirvana, a excepción de las 3 ocasiones que todo individuo es concebido a sucumbir: la primera noche tras abandonar el vientre maternal, la noche que compartimos con nuestro primer amante y la despedida de la última noche en la Tierra.

Clive Barker, con la adaptación de Chris Ryall y Gabriel Rodriguez (Beowulf), nos invitan a buscar nuestra propia inspiración e intentar poseer el Arte, capaz con él de dislumbrar a tu progenie o conocer a tus ancestros, de resurgir nuestras ilusiones más castas o manifestar la forma física de la peor de nuestras imaginarias aberraciones, que se concederán con tal fuerza al creer en el poder del alma que nos capacitaría para agitar las placas tectónicas del mismo cielo; así nos muestran lo fácilmente que se corrompe la voluntad si no apaciguamos los instintos de ansia con estridente realismo.

Conocedores de lo improbable, supervivientes desquiciados, verdades ocultas y secretos deformes, tienen su cruce de caminos justo cuando la corrupción de la ambición domina la noche eterna.

Pero no está todo en la baraja del tarot cuando descubrimos que uno de los hijos de la noche eterna puede ponerse de nuestro lado… ¿pero cuál escogiste tú? M.A.D. Gregor.

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *