Cómic más allá del papel.

Hace mucho tiempo que los cómics sobrepasaron el papel, buena prueba de ello son las películas, adaptaciones televisivas y el montón de merchandising que le rodea.

No nos engañemos, los auténticos fans del cómic nos gastamos tanto dinero, o más, con nuestros “tebeos”, que en algunas ocasiones tenemos repetidos más de dos y tres veces (ediciones en grapa, volúmenes recopilatorios, cartoné, ediciones absolute…), como en todo el merchandising que les acompaña. ¿Cuantas camisetas hemos visto por la calle? ¿Cuantos posters hemos conseguido en los salones del cómic? Chapas, carteras, juegos, Dvd’s, videojuegos, joyas, figuras de acción, peluches, figuras de resina, y un largo etcétera.

Figura Tom Strong

Hoy quisiera hacer hincapié en el merchandising relacionado con el vestir: camisetas, gorras, y complementos por ejemplo. Personalmente recuerdo cuando de pequeño conseguí mi primera camiseta freaky, una de Spiderman, importada directamente de USA (porque aquí era casi imposible conseguirlas), y claro con un talla americana (una M era como una XL). Me venia enorme, pero yo la seguía llevando con orgullo. ¡Y ahí está el tema! ¿Como puede ser que muchos de nosotros, como mínimo durante un tiempo, lleváramos, con mucho orgullo, unos trapos que nos venían grandes, y que en muchas ocasiones estaban mal diseñados (por no decir que eran feos)?

La respuesta es sencilla, nuestro amor por el noveno arte, y por los personajes que en él habitan, nos llevaba a superar la vergüenza, e incluso a marcar tendencia (o al menos a intentarlo). Lo más curioso es que el cómic es un arte visual, y que el 50% de sus creadores son unos auténticos estilistas, con un gusto extraordinario par el diseño, e incluso el vestuario. Mirad las vestimentas creadas por Jim Lee, los diseños y composiciones de Will Eisner, o la estética de Frank Miller. Así pues, en realidad, si la ropa y el merchandising que llevamos, que compramos, y que lucimos es feo o nos queda mal, en realidad no es culpa nuestra, sino de los diseñadores. Es sencillo hacer una buena camiseta de 300, pero también es fácil caer en lo ordinario, cutre y hortera.

Camiseta 300

Por suerte o por desgracia, en los últimos años ha habido una explosión del mundo del cómic en la pasarela. De ahí que diversas marcas de ropa conocidas por todos compren los derechos de tal personaje o de tal imagen, y que llenen las tiendas con camisetas, calzoncillos, bragas, albornoces, pijamas, y mucho más dedicado al cómic. Y es que el cómic gusta y vende. Y por fin parece que alguien empieza a pensar que ropa bien diseñada e ilustrada por grandes artistas puede quedar bien. Así, que al fin y al cabo hemos marcado tendencia, al fin y al cabo hemos hecho un lugar para nuestra estética en el mundo de la moda. Habrá quien lo critique, y habrá quien lo alabe. Pero en todo caso yo estoy contento de comprar una camiseta de Sin City, que sea de mi talla y que esté bien diseñada. Pau Plana.

Camiseta Sin City

You may also like...

2 Responses

  1. Jon Osterman dice:

    ¿Vais a seguir editando THE BOYS, o al cambiar la serie de editorial habeis perdido los derechos?
    ¿Cuando publicareís RISING STARS?
    ¿Porque no os animaís y editais el integral de HARD BOILED y un tomo recopilando la primera miniserie de ALIENS VS. PREDATOR?
    Por otro lado felictaros por las magníficas ediciones que haceís.
    Estoy deseando que llegue el Salón de Barcelona para pillarme el LOST GIRLS.
    Saludos.

  2. Redacción USA dice:

    El primer tomo de Rising Stars saldrá en marzo… ya queda poco.
    De The Bois, ya nos gustaría poder decir algo… ¡con lo que mola la serie!
    Y Hard Boiled… ¿tú sabes mucho no “Jon Osterman”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.